martes, 24 de agosto de 2010

PURGATORIO. El estigma del dolor

1714477662_9454913863_o

Una realidad aceptada dentro de la irrealidad que representa el mundo de Purgatorio, es que todas las consciencias cautivas en su interior han muerto. En algún momento más o menos lejano y de una forma tranquila o violenta, pero indefectiblemente todas murieron antes de llegar aquí. Este sencillo hecho supone una revelación para los Conscientes que les lleva a hacerse una sencilla pregunta. Una vez que el dolor emocional por el conocimiento del hecho cede. Tras comprobar que siguen conscientes y no han desaparecido, surge el interrogante. Si ya no hay que temer a la muerte, ¿a qué hay que tener miedo?

 

Por desgracia, la respuesta a esta pregunta llega demasiado pronto. Y es que en la práctica el Consciente recién despertado ha de temer todo cuanto le rodea. Desde los Durmientes que con su agonía alteran el entorno y lo convierten en un lugar de pesadilla, hasta los Purgaritas que lo buscan para reconvertirlo en un Durmiente. Pasando por los Supervivientes que desconfían de él y lo evitan, sin prestarle ayuda ni compañía, los Ladrones o Esclavistas que pueden robar su memoria o capturarlo para entregarlo a quienes lo persiguen, o los Híbridos que pretenden hacer de él un apetitoso bocado. Pero si bien todo esto es cierto, al final el Consciente descubre que por encima de todo hay algo, simple y fácil de entender, a lo que debe temer más que a nada. Algo tan sencillo y vulgar como es el dolor.

 

Sí, el dolor. Esa sensación que experimentaba de una forma tan física cuando estaba vivo, y que ahora percibe a todos los niveles, tanto físico como emocional. Una reacción que no solo le provoca un estado del que busca huir, sino que le llevará a regresar al silencio y agonía del Durmiente si alcanza el grado adecuado. Y es que es el dolor es el medidor por el que reajustará muchas de sus capacidades, principalmente el miedo. Y es éste, el que si alcanza el valor apropiado, irá anulando su voluntad poco a poco. Y como solo la voluntad es la que mantiene al Consciente lejos de las garras de Purgatorio, su perdida le hará caer irremediablemente en ellas.  Por ello, el dolor, desde el provocado por una herida como el derivado del arrepentimiento o la culpa, será el vehículo que acercará al Consciente al lugar que ocupaba cuando llegó aquí. Hasta ese nicho que representa la pseudovida del Durmiente.

 

Además, al reducir su voluntad, el dolor le hace más vulnerable, reduce sus habilidades y entorpece cada uno de sus actos. Cuando un Consciente adquiere la suficiente experiencia en el uso de un talento puede convertirse en un maestro digno de temer. Pero si ese mismo maestro pierde la voluntad en sus actos, se convierte en un mero aprendiz incapaz de vencer en la batalla. El talento es tan importante como la fe a la hora de usar las habilidades aprendidas, pero sin voluntad ninguna habilidad resulta efectiva. El miedo anula la voluntad. El dolor incrementa el miedo. Ergo, el dolor es el camino al Durmiente.

 

Éste es el estigma del Consciente; el talón de Aquiles que debe evitar. Por fortuna hay formas de incrementar la voluntad, pero son difíciles y tienen contrapartidas no deseadas. Mantener el dolor lejos, anular el miedo y centrar la voluntad; todos los Conscientes aprenden este sencillo principio con el tiempo, pero no todos son capaces de llevarlo a la práctica. Purgatorio se ocupa de ello.

 

 

Un saludo y hasta pronto.

Reacciones:

3 comentarios:

  1. ¡¡Estas consiguiendo que poco a poco me vaya enganchando a este proyecto!!

    ¿En que estado se encuentra el desarrollo?

    Sigue asi!!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que te guste cada vez más. Como te dije en otro post, las reglas están creadas en su mayor parte. Pueden sufrir alguna modificación pero será leve.

    En la actualidad me encuentro creando el manual de juego. Y como la idea es que tanto la estética como la forma narrativa sirvan de vehículo descríptivo del mundo descrito en Purgatorio, la dificultad del desarrollo de dicho manual es lo suficientemente alta como para que los avances se aprecien lentamente.

    Casi todos los capítulos tienen contenido creado, pero como el número de páginas va a ser con seguridad superior a 100, la búsqueda y selección de ilustraciones e imágenes, el estilo de las descipciones y la claridad y sencillez de las reglas, están ocupando la mayoría del tiempo de desarrollo actual.

    No te niego que estoy deseando tener una primera versión beta del manual para iniciar el playtesting del juego, para comprobar donde hay que modificar algún parámetro o ajustar algún valor. Dónde cambiar un resultado y en qué sentido reajustar una regla. Pero tengo que ser paciente para que lo que al final surja de este proyecto, sea un juego de rol con historias ambientadas en un mundo que apetezca conocer, y por encima de todo, jugar.

    Sé que puede parecer que el proyecto no avanza, al menos lo suficientemente rápido. Y que en algunos momentos la impresión ofrecida es que se quedará en el camino. Pero puedo asegurarte que no será así. Las prisas no son buenas consejeras y para conseguir el resultado que busco hace falta trabajo y esfuerzo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Me alegra saber que tu determinación por terminar el juego es fuerte, a pesar de lo duro que es darle forma a tu criatura.

    Se nota que le pones la máxima dedicación a todos los detalles del juego, la elección de las imágenes es muy acertada.

    Espero con interés esa primera versión del juego, que seguro devoraré con avidez y que, de paso, podremos reseñar en nuestro blog.

    Un saludo!!!

    ResponderEliminar