domingo, 20 de mayo de 2012

Insomnia. Trabajos y recompensas (I)

insomnia

A lo largo de las aventuras que los Insomnes se ven abocados a vivir en el mundo de los sueños habrá ocasiones en que la búsqueda y localización de la Llave no será el objetivo fundamental, o al menos no el que ocupe el primer lugar de la lista a completar. La razón de ello puede estribar en que hayan decidido entrar en el sueño deliberadamente para cumplir una misión o encargo, o que el objetivo del mismo haya sido conocido una vez iniciada la ensoñación. Pero independientemente de ello el resultado final es que los Insomnes, a veces, dedican su tiempo a otras tareas ajenas a su propia supervivencia.

En esos casos la recompensa al trabajo ofrecido suele ser la única razón por la que los PJ aceptarán embarcarse en tareas tan peligrosas, y esta es generalmente tan golosa que son escasos los que se permiten decir que no. Dado que la realidad del contexto onírico influencia sobre el devenir diario de los seres humanos en la forma de soñadores ofuscados que no logran despertar, y conociendo la existencia de individuos que ofrecen sus servicios como gurús del sueño, gobiernos, grandes corporaciones, e incluso los ciudadanos de a pié han terminado recurriendo a ellos.

 

Liberando mentes ofuscadas

 

Uno de los trabajos más comúnmente encargados a un Insomne suele ser la localización de un soñador ofuscado y su posterior liberación. La misión puede ser ofrecida por alguien cercano al soñador afectado, como un amigo o un familiar, y es comunicada durante la vigilia. En otras ocasiones el trabajo es encargado, una vez que los Insomnes han entrado en el sueño, por algún otro soñador que no puede llevar a cabo la tarea. Si el soñador a rescatar es alguien importante la misión puede venir dirigida desde algún alto estamento político, científico, económico o militar. Incluso la Iglesia se decanta a veces por esta modalidad si quién se encuentra atrapado en el sueño es un importante representante de su ministerio.

Si los PJ deciden aceptar la misión deben ser conscientes de que el Anfitrión redoblará sus esfuerzos en impedirles su objetivo y el empeño en atraparlos en el interior del sueño será mucho mayor. Si para el Anfitrión los soñadores ofuscados son trofeos de caza, la figura de un Insomne rescatador es la de un taimado ladrón que pretende robar sus tesoros. Y no hay nada que el Anfitrión odie más, por eso este trabajo es el más peligroso de todos.

En el caso de que el grupo de PJ tenga éxito en rescatar y despertar a un soñador ofuscado, cada uno de sus integrantes reducirá el valor de su atributo Ofuscación en una unidad.

 

 

continuará…

 

 

 

Un saludo.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada